RESILIENCIA Aprueba de balas?

Hola!!!...

Sé que no tengo perdón ni excusa porque hace miles de años que no escribo nada por aquí, y esque he tenido muchisisimas cosas que han pasado en mi vida y que siguen pasando, cada vez tengo menos tiempo y más pretextos! (no me interpreten eso por favor!) siempre pienso un tema de que hablarles y inmediatamente después viene el clásico "luego lo hago....... al rato lo escribo.... cuando termine de hacer equis cosa...." pff y así se me ha ido la vida y los he abandonado queridos lectores.

Esta vez les hablare de un tema que me he dado cuenta que lo he practicado últimamente; si, y esque últimamente he sido muy RESILIENTE con la vida y con todo lo que conlleva vivir rodeado de conflictos dignos sólo de un ser humano!...

Pero Connie!! de que me hablas? que es eso de Resiliente.... con que se come?... pues la RESILIENCIA amigos, es la capacidad de salir airoso y repuesto ante las adversidades de la vida y sus problemas!, si, es la capacidad que tenemos de reponernos ante conflictos y de salir de ellos sin quedarnos estancados en ellos mismos. Ser resiliente es básicamente SALIR ADELANTE.

Para poder ser una persona resiliente tienes que tener en cuenta que:

1. No debes ver las crisis como eventos de los cuales nunca te podrás recuperar.
2. Saber que todo pasa tarde o temprano y sobre todo que lo SUPERARÁS.
3. Que no tienes el control de lo que pasa al tu alrededor pero si del CÓMO lo enfrentarás y lo resolverás.
4. Aceptar que la vida es un constante CAMBIO y que no todos los cambios se sienten bién.
5. Ponte metas realistas y sigue los pasos para lograrlas.
6. Toma decisiones, en vez de ignorar tus problemas.
7. Busca reencontrarte contigo mismo.

Y así, es como se puede llegar a ser resiliente, buscar salir de las dificultades mejorándonos a nosotros mismos, superando las adversidades mediante la confrontación de las mismas.

Nadie es perfecto y no se puede llegar a serlo, no hay una fórmula mágica, pero si puedes reinventarte y levantarte de todo.

Animo!

Gracias! Connie Ortíz.


Comentarios